El programa de residencia para maestros tiene como objetivo mejorar las escuelas públicas de Arizona

Investigadores de ASU espera establecer el primer programa de residencia de maestros para combatir la escasez de maestros y cerrar las brechas de equidad

Los investigadores de ASU buscan mejorar las escuelas públicas de Arizona y combatir la escasez de maestros en el estado con la creación de un programa de residencia para graduados que prepare a los estudiantes para una carrera en la enseñanza. 

La residencia, que según investigadores sería la primera de su tipo en Arizona, sería un programa intensivo que permitiría a los estudiantes adquirir experiencia del mundo real en el salón de clases mientras cursan una maestría. 

El proyecto tiene como objetivo "generar más conciencia y atención a la profesión" y, al mismo tiempo, cerrar las brechas de equidad en la educación pública, dijo Victoria Theisen-Homer, investigadora principal e investigadora postdoctoral en la Escuela de Transformación Social (School of Social Transformation). 

"Uno de los problemas de política más importantes que tenemos en Arizona es la escasez de maestros", dijo Theisen-Homer. "No tenemos candidatos a maestros en este momento para ocupar los puestos de las personas que se jubilan, y necesitamos absolutamente que vengan más personas".

El proyecto se encuentra actualmente en sus primeras etapas, con Theisen-Homer dirigiendo un estudio para determinar qué condiciones son necesarias para establecer la residencia en Arizona con éxito.

La investigación, financiada por una subvención de Helios Education Foundation y Arizona Community Foundation, mide el nivel de interés en el programa potencial de los líderes públicos, administradores escolares y estudiantes de pregrado. 

A Theisen-Homer se unen los asistentes de investigación Celesté Zuñiga, estudiante de justicia y filosofía, y Grace D'Antuono, estudiante de maestría que estudia pedagogía social y cultural. 

Después de realizar más de 40 entrevistas con líderes locales y registrar 1.500 respuestas a encuestas de estudiantes universitarios, Theisen-Homer dijo que la respuesta ha sido "abrumadoramente positiva" hasta ahora. 

Kathy Wiebke, directora ejecutiva del Arizona K12 Center y ex maestra de escuela primaria, dijo que los maestros enfrentan un ambiente de trabajo increíblemente estresante y complejo que a menudo se pasa por alto en la toma de decisiones. 

"Sabemos que nuestros salones de clases están muy llenos de gente y les pedimos a nuestros maestros que hagan tanto con tan poco", dijo Wiebke. "Creo que tenemos una tendencia a tomar un maestro de primer año y ponerlo en un salón de clases con la misma expectativa que tenemos de un veterano de 5-, 10- 15 años".

La residencia, dijo, brinda una solución a esto al brindar a los futuros maestros experiencia en el salón de clases desde el principio.


Elementary school teacher and recent ASU grad student, Kelsey Barnes, helps a students with an activity at Village Meadows Elementary School in Phoenix, Arizona, on Thursday, Nov. 1, 2018.


¿Qué pueden esperar los participantes?

Los estudiantes pasarán su primer año de la residencia de dos años en el salón de clases co-enseñando con un maestro mentor. Al completar el primer año, serán certificados para convertirse en maestros de tiempo completo y comenzarán a enseñar en una escuela local de Título I mientras completan los cursos para obtener su maestría.

Se reunirán regularmente con sus cohortes y estudiarán material enfocado en la enseñanza inclusiva y culturalmente receptiva.

"Creo que es esa combinación de la beca con la experiencia real de estar en salones de clases lo que hace que la residencia sea atractiva", dijo Wiebke.

Aunque el programa comenzará inicialmente en el área metropolitana de Phoenix, Theisen-Homer espera eventualmente expandirse y ofrecer el programa en las áreas rurales del estado y las reservas de nativos americanos.

Las residencias apoyan la educación mejorando la retención de profesores, eliminando las barreras financieras y luchando contra las prácticas de contratación discriminatorias, dijo D'Antuono.

El programa de residencia ofrecería estipendios por costo de vida para los residentes y condonación de préstamos para la matrícula. Dijo que esta ayuda financiera hará que una carrera en la enseñanza sea más accesible para los grupos marginados que pueden no haber tenido acceso a la educación antes.

"Esto podría ser algo que lo haga más accesible y permita que ocurra ese cambio", dijo D'Antuono.

El programa también estará abierto a solicitantes de todos los campos y antecedentes educativos.

Zuñiga dijo que esperan atraer a personas que no solo sean estudiantes de educación superior o recién graduados, sino también personas que hayan pasado a la mitad de sus carreras o personas que hayan estado en la fuerza laboral durante años después de recibir su licenciatura. También se alentará a los estudiantes de otros estados a que presenten su solicitud.

"ASU es bueno para crear espacios y mostrar la importancia de la interacción interdisciplinaria", dijo Zuñiga. "Se trata de valorar la inclusión y la diversidad porque tiene mucha fuerza en la forma en que podemos responder a los problemas sociales".

'Todos nos merecemos ser vistos'

Theisen-Homer dijo que el aula debe reflejar la sociedad diversa de la que forman parte los estudiantes.

"Las escuelas son microcosmos de la sociedad. Lo que aprendemos en estas aulas afecta nuestro concepto de nosotros mismos, nuestros conceptos de quienes nos rodean y los conceptos de la sociedad en general", dijo.

Theisen-Homer vio la importancia de la inclusión y la diversidad en sus años como maestra de inglés en una escuela secundaria en Los Ángeles.

"Yo, como mujer blanca, pude aprender cómo conectarme de manera significativa y servir a los estudiantes de color en las escuelas de bajos ingresos. Sin esa preparación, no habría podido formar ese tipo de conexiones y tener éxito en mi práctica", dijo Theisen-Homer. "Todos merecemos ser vistos por quienes somos".

Wiebke dijo que la experiencia educativa de un estudiante puede verse muy afectada para mejor cuando tienen maestros con una variedad de experiencias vividas, y agregó que la representación puede tener un efecto mayor en el desarrollo de un niño. 

La falta de representación alimenta las desigualdades sistémicas en la fuerza laboral, razón por la cual la contratación de más personas de color como maestros es el núcleo de la residencia, dijo Zúñiga.

"Hay algo muy especial en poder sentirse visto por un maestro y poder conectarse con él", dijo Zuñiga. "Existe una conexión entre la comprensión y el sentimiento de reconocimiento cuando tienes un maestro que se parece a ti".

Theisen-Homer espera que la implementación de este programa ayude a desmantelar las prácticas de contratación no equitativas en las escuelas.

"Cuando les enseñas a los niños de color a obedecer a sus figuras de autoridad blancas, estás reproduciendo las estructuras de poder en la sociedad", dijo Theisen-Homer.

Aunque los estudiantes de color representan más de la mitad de la población estudiantil del estado, tres de cada cuatro maestros son blancos, informó The Arizona Republic.

Dar prioridad al empleo de personas de color como maestros es vital para crear un entorno seguro y acogedor para los estudiantes de color en la escuela.

"Lo mejor que podría suceder es que las personas de las comunidades a las que vamos a servir en el programa quieran ser maestros en esa comunidad",  dijo Theisen-Homer. "Es importante que los estudiantes blancos también vean a los maestros de color en posiciones de poder y autoridad para ver que el mundo es multicultural y multirracial. Y que no hay una sola persona que tiene el poder y la autoridad en estos puestos".

Como estudiante de primera generación, Zuñiga dijo que este programa tiene un significado especial para ella. Los estudiantes necesitan ver personas en posiciones de liderazgo que se parezcan a ellos para ayudarlos a creer que ellos también pueden ocupar esos roles, dijo.

"Fui a nueve escuelas diferentes antes de la universidad. Tres escuelas primarias diferentes; tres escuelas intermedias diferentes; tres preparatorias diferentes", dijo Zuñiga. "Realmente no tuve un maestro que se pareciera a mí hasta el segundo semestre de mi primer año de universidad.

"Este es un programa que sé que habría cambiado mi vida cuando era niño. Si tuviera un maestro que pasó por esto, estoy seguro de que mi vida hubiera sido muy diferente, solo en el sentido de lo que creo que puedo hacer".

Celesté Zuñiga era una reportera de The State Press en 2020 pero no contribuyó a la redacción ni a la edición de este artículo. 


Comuníquense con la periodista a sreyes23@asu.edu y sigan a @r_salma_ en Twitter.

Denle Like The State Press en Facebook y sigan a @statepress en Twitter.

Continúen apoyando el periodismo estudiantil independiente y consideren donar a La Prensa (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.

×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.