Opinión: Unas cuantas manzanas podridas arruinan el racimo

La mayoría de los estudiantes siguen las pautas de COVID-19, pero las acciones irresponsables de una minoría ruidosa están arruinando el semestre para todos.

Al comenzar otro semestre en línea, los estudiantes de todo el país están de luto por la pérdida de sus días universitarios. La universidad está destinado a ser uno de los momentos más importantes de nuestras vidas. Es cuando aprendemos lo que significa ser un adulto y establecemos conexiones personales y profesionales que nos durarán toda la vida.

Gracias a COVID-19, la mayoría de los estudiantes están atrapados en sus habitaciones, tomando clases en línea y viviendo lo que se ha sentido como casi 365 días de marmota seguidos.

Un gran número de personas cree que los jóvenes son la razón por la que el COVID-19 se está propagando tan rápidamente por todo el país. Creen que todos nos comportamos de manera irresponsable e ignoramos las pautas. Siento que estas afirmaciones son falsas, al menos para la mayoría de nosotros.

"Hay estudiantes realmente responsables que están haciendo su mejor esfuerzo en todas partes, y confío en que esa sea la mayoría", dijo Diana Ayton-Shenker, profesora de la Escuela para el Futuro de la Innovación en la Sociedad (School for the Future of Innovation in Society). Ayton-Shenker co-imparte una serie de conferencias sobre la respuesta COVID-19 este semestre y también es el director ejecutivo de la Iniciativa ASU-Leonardo (ASU-Leonardo Initiative), una empresa de investigación de arte y ciencia.

Una pequeña pero ruidosa minoría de estudiantes universitarios está arruinando cualquier posibilidad de un semestre normal para aquellos de nosotros que estamos obedeciendo las pautas incluso cuando nuestra salud mental está sufriendo.

Cuando muchos de nosotros pensamos en violar las pautas de COVID-19, pensamos en fiestas gigantes en las afueras del campus. Estas reuniones masivas ocurren y representan una seria amenaza para la salud y seguridad de nuestra comunidad. Sin embargo, eso no significa que esta sea la única forma en que los estudiantes están rompiendo las pautas.

"Nuestras acciones tienen consecuencias y todos y cada uno de nosotros tenemos que ser responsables de nuestras decisiones", dijo Ayton-Shenker.

Una de las principales causas de la propagación del COVID-19 en este país proviene de pequeñas reuniones. Sí, cuando cuelas a tu pequeño grupo de amigos en tu dormitorio, estás contribuyendo a la posible propagación del COVID-19 en la comunidad.

Otro factor que mencionó Ayton-Shenker fue la ubicación del campus. ASU es una comunidad muy grande ubicada en varias ciudades importantes. Esto puede hacer que la propagación de COVID-19 sea más difícil de contener en comparación con un campus universitario aislado.

Aquí es donde la responsabilidad recae en los gobiernos federal y estatal de controlar la pandemia y, como muchos de nosotros sabemos, las respuestas nacionales y estatales al COVID-19 fueron un fracaso en comparación con el resto del mundo.

Teniendo en cuenta cuánto tiempo ha durado la pandemia, es comprensible por qué la gente intenta violar las restricciones y pautas. Cuando consideramos los efectos del aislamiento en la salud mental, es fácil sentir empatía por aquellos que han violado el protocolo. A pesar de esto, sigue siendo un riesgo.

Hemos estado en "cuarentena" durante casi un año. Puse la cuarentena entre comillas aéreas porque, seamos honestos, muchos de nosotros hemos estado doblando las reglas en lo que respecta al distanciamiento social. Puede parecer un riesgo menor, pero cuando todos participan en estos riesgos menores, puede tener consecuencias importantes.

Aunque estas pequeñas reuniones pueden no ser tan arriesgadas como los eventos de super difusores como bodas, funerales y fiestas, siguen siendo los principales contribuyentes a la propagación de COVID-19, según Ayton-Shenker.

"Cuanto más contacto tengamos, mayor será el riesgo de propagar la infección", dijo Ayton-Shenker. "Los eventos de super difusores tienen un resultado mayor".

Muchas personas están experimentando lo que se conoce como "fatiga pandémica", que es una falta de motivación causada por los efectos psicológicos duraderos del aislamiento y el distanciamiento social.

"Inicialmente pensamos en esta crisis como un sprint, pero en realidad es un maratón", dijo Ayton-Shenker.

Como con cualquier maratón, es importante que no disminuyamos la velocidad solo porque se vislumbra un final. Este es el momento en el que debemos ser más resistentes. Deberíamos comenzar a sentirnos optimistas a medida que la vacuna comience a implementarse, pero romper las pautas no nos servirá de nada. No permita que una decisión irresponsable sea la razón por la que alguien se enferma innecesariamente.


Comuníquense con la periodista a htenore@asu.edu y sigan a @haleyyhmt en Twitter. 

Nota del Editor: Las opiniones presentadas en esta columna son del autor y no implican ningún respaldo por parte de The State Press o sus editores.

¿Quieres unirte a la conversación? Envíe un correo electrónico a opiniondesk.statepress@gmail.com. Mantenga las letras de menos de 500 palabras y asegúrese de incluir su afiliación universitaria. No se concederá el anonimato. 

Denle Like a The State Press en Facebook y sigan a @statepress en Twitter. 

Continúen apoyando el periodismo estudiantil independiente y consideren donar a La Prensa (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.

×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.