Estudiantes, defensores cautelosamente optimistas por la reforma migratoria de Biden

Los Dreamers esperan que el Congreso apruebe el plan permanente del presidente Joe Biden para DACA

Cuando María García estaba creciendo, no siempre estaba consciente de los obstáculos que enfrentaban los jóvenes indocumentados. Pensó que su camino hacia la universidad sería más simple, al igual que el de su hermano mayor.

Pero su hermano recibió Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), y ella no. Rápidamente se dio cuenta de que su condición de indocumentada significaba que no tendría matrícula en el estado y que no había becas financiadas con fondos públicos.

"Honestamente, fue el peor sentimiento, mi corazón se hundió", dijo García en un correo electrónico. "No podía creer que no tenía idea de cómo mi estatus iba a afectar mi educación".

García, ahora una estudiante de primer año que estudia ingeniería aeroespacial, recibió una beca financiada con fondos privados para asistir a la escuela, pero aún espera la aprobación de DACA.

El programa fue instalado originalmente por la administración de Obama en 2012 para proporcionar permisos temporales y protección contra la deportación para los Dreamers, o niños que fueron traídos a los Estados Unidos antes de obtener la documentación. Pero enfrentó batallas legales después de que el expresidente Donald Trump rescindió el programa en 2017. No fue hasta diciembre de 2020, cuando un juez federal ordenó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) que comenzará a retomar las solicitudes, cuando García pudo comenzar el proceso de solicitud de DACA.

"Tener DACA me daría tranquilidad y no solo en el aspecto financiero sino también (con) mi seguridad", dijo García.

En su primer día en el cargo, el presidente Joe Biden reinstaló DACA, solo el primer paso para encontrar una solución permanente para las personas indocumentadas después de revertir algunas de las políticas de la administración Trump.

El 18 de febrero, Biden comenzó a desentrañar los detalles de su plan de inmigración, llamado la U.S. Citizenship Act of 2021, que crearía un camino de ocho años hacia la ciudadanía para las personas indocumentadas en todo el país, dando a los beneficiarios de DACA un futuro más claro en los Estados Unidos.

Desde la implementación de DACA hasta marzo de 2017, el DHS y los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos informaron que poco menos de 1,5 millones de estudiantes en todo el país recibieron la aprobación o renovación de su solicitud. Solo en Arizona, hubo más de 50.000 estudiantes que fueron aprobados o renovaron sus aprobaciones.

"Soy el más joven de cuatro miembros de mi familia y todos fuimos beneficiarios de DACA. Nos permitió trabajar y comprar viviendas. Pude obtener mi maestría, mis hermanos han avanzado en sus carreras y cada uno tiene negocios paralelos. Entonces, DACA ha tenido un gran impacto (en mi vida)", dijo Jose Patiño, director de educación y asuntos externos de Aliento AZ, una organización con sede en Phoenix dedicada al bienestar de los jóvenes indocumentados.

El plan de Biden, si se aprueba, proporcionará inmediatamente la residencia legal permanente a los Dreamers e inmigrantes con estatus de protección temporal.

Biden también enfrenta críticas por sus políticas de inmigración de todo el espectro político. Su uso de los centros de detención frustró a algunos demócratas, mientras que los republicanos, incluido el gobernador Doug Ducey, han estado acusando a Biden de indulgencia en la frontera incluso después de que el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijera que "la frontera está cerrada" en el programa "Meet the Press" de NBC el domingo.

Pero el plan de Biden enfrenta una batalla cuesta arriba en el Congreso, ya que muchos legisladores están a favor de proyectos de ley más pequeños y más específicos.

Ivan Quintana, un senior con doble especialización en criminología y justicia penal y servicio público y políticas públicas, dijo que el plan es "excelente en el papel", pero requerirá mucha negociación con quienes están en contra de la inmigración accesible.

Quintana, quien emigró a los Estados Unidos desde México para buscar una mejor educación, le preocupa que esta sea otra ley prometida que nunca se apruebe.

"Bajo la administración de Obama, a nuestras comunidades se les dijo que DACA y la Ley DREAM serían el primer paso ... como pueden ver, eso ha estado en el limbo desde 2008", dijo él.

La Ley DREAM es una de las vías para que las personas sean elegibles inmediatamente para el estatus de residencia permanente legal. Los requisitos incluyen un diploma de escuela secundaria/GED, ingresar a los Estados Unidos menor de 18 años y trabajar para obtener una licenciatura.

Sin embargo, Quintana cree que la recesión económica de la nación posterior al COVID-19 puede ser la clave para un cambio real.

"Las políticas de inmigración serán una de las mejores formas en que podemos estimular la economía", dijo Quintana.

Al eliminar las barreras a la educación accesible, los estudiantes podrán obtener una educación e ingresar a la fuerza laboral con trabajos mejor pagados, lo que resultará en un "gran retorno financiero", dijo Quintana.

Según un informe del Center for American Progress en 2017, los trabajadores de DACA de Arizona proporcionaron al estado un estimado de 685.000 empleos y más de $1,3 mil millones en Producto Interno Bruto anualmente.

Quintana cree que la pandemia "podría ser el incentivo que finalmente permita que suceda algo así".

Desafíos en el Congreso

Reyna Montoya, directora ejecutiva y fundadora de Aliento y exalumna de ASU, es cautelosamente optimista sobre la legislación que se aprobará en el Congreso.

"Estaba muy emocionado de ver que presentó un plan", dijo Montoya. "Pero, para mí, lo más importante son las acciones. Como beneficiario de DACA, mi futuro es incierto y el tiempo es esencial".

Los opositores al proyecto de ley argumentan que el proyecto de ley carece de medidas de seguridad fronteriza y "devastará las oportunidades para los trabajadores estadounidenses", dijo el representante de Estados Unidos Andy Biggs (R-Ariz.) en un comunicado de prensa.

Montoya dijo que el Congreso puede intentar controlar los cruces fronterizos ilegales abordando "las causas fundamentales" para hacer "un sistema legal que sea realmente funcional". Por ejemplo, las personas que emigran de México deben esperar al menos 22 años para calificar para una tarjeta verde, que Montoya siente que es injusto y poco realista. La Citizenship Act busca cambiar eso al abordar los retrasos en las visas y los tiempos de espera.

A pesar del apresurado intento de Biden de encontrar una solución para los estudiantes de DACA y un camino hacia la ciudadanía, todavía enfrenta críticas en todo el espectro por sus políticas de inmigración.

"Nadie quiere ser indocumentado", dijo Montoya. "Eso es lo que olvidamos. La gente lo haría de la manera correcta y la gente haría cola si hubiera una línea que fuera justa".

Montoya, junto con el liderazgo demócrata, cree que sería más realista aprobar primero la Ley DREAM, que tiene "un apoyo abrumador del público estadounidense y tanto demócratas como republicanos".

"Es justo poder encontrar soluciones para las personas que ya están en el país", dijo Montoya. "Si tanto los republicanos como los demócratas dicen que apoyan a los Dreamers, comencemos por ahí".

El 18 de marzo, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó dos de las principales plataformas de la Citizenship Act cuando los demócratas comenzaron su enfoque "fragmentado".

La Ley de Promesa y Sueño Americano, que crearía un camino claro y permanente hacia la ciudadanía para los beneficiarios de DACA y los Dreamers, fue aprobada con todo el apoyo demócrata y nueve republicanos apoyando el proyecto de ley. La Ley de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola, que crearía un camino hacia la ciudadanía para los agricultores indocumentados, fue aprobada con el apoyo de 30 republicanos. Para aprobar el Senado, los proyectos de ley necesitan al menos 60 votos cada uno.

"En un mundo ideal, me encantaría ver algo completo, pero hemos visto que el Congreso ha intentado eso y ha fracasado, así que asegurémonos de comenzar donde hay consenso", dijo Montoya.


Comuníquense con los periodistas a omccann1@asu.edu y jspange1@asu.edu y sigan a @ocmccann y @jspangenthal94 en Twitter.

Denle Like a The State Press en Facebook y sigan @statepress en Twitter.

Continúen apoyando el periodismo estudiantil y consideren donar a La Prensa Estatal (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.


×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.