Sátira: Guerra de comidas

Observe cómo mi apetito fluctúa mientras trato de encontrar buena comida en los restaurantes básicos cerca de los campus de ASU

La increíblemente robusta escena gastronómica del área metropolitana de Phoenix abarca desde un camión de tacos con las mejores carnitas recién servidas en un estacionamiento de Walmart, hasta un lugar "súper artístico" en Paradise Valley que cobra $300 por una mancha de mayonesa de codorniz artesanal en grifo del fregadero volteado. Tempe y el centro de Phoenix son bastante populares entre los estudiantes de ASU, ya que tienen los campus más grandes. Ciertos restaurantes seguramente serán más visitados que otros. Visité cuatro para ver cómo se comparaban y los evalué simplemente por vibraciones, ya que estos establecimientos demostraron ser demasiado caóticos para un sistema de clasificación lógico.

Mi primera parada fue en Mill Avenue a Varsity Tavern, donde pude escuchar la música cada vez más fuerte a medida que me acercaba desde Shady Park a tres cuadras de distancia. Docenas de exalumnos de ASU de 30 y tantos estaban charlando, bebiendo varios tonos de cerveza ámbar y viendo el último cuarto de un partido de fútbol americano universitario un miércoles por la tarde.

Entré en el edificio de aspecto antiguo y me sentí abrumada por los olores combinados de la cerveza caliente derramada y el sudor, con notas del aerosol Axe que estaba en capas esa mañana. Me sentía más pegajosa con cada paso que daba.

El ambiente que presencié estaba muy lejos de las publicaciones de Instagram que destacaban fiestas salvajes. Dondequiera que mirara, había hombres con camisetas de fraternidad de mediados a finales de la década de 2000. Había más letras griegas en el bar que en el edificio latín.

Me senté en la mesa menos pegajosa que pude encontrar y una mesera, una chica en bikini no mucho mayor que yo, trajo un menú de comida y cerveza. Le devolví el menú de cervezas y le dije que tengo 18 años. Ella me miró comprensiva y me dio un menú de cócteles.

Mirando el amplio menú, muy pocas opciones me llamaron la atención. Mi apetito salió corriendo por la puerta cuando vi Cheez-It Chicken Tenders en el menú de aperitivos, así que pedí un vaso de agua.

Miré un poco más de cerca el partido de fútbol en la pantalla de televisión de 75 pulgadas a 6 pies de mi cara y me di cuenta de que era viejo: era el 2020 Territorial Cup. Cada vez que ASU anotó, un rugido brotó del mar de Alphas, Phis, Sigmas y Michelobs como si el juego estuviera en vivo.

El juego terminó y en lugar de encontrar un juego más nuevo o incluso una transmisión en vivo de un juego actual, comenzaron la grabación nuevamente para la emoción de la multitud.

Le pregunté a una mesera sobre la repetición del juego. Ella me dijo que el juego anual ASU-Arizona siempre se juega en los televisores cuando un juego no está en vivo, solo se cambia por el siguiente Territorial Cup.

Estar en un establecimiento de bebidas sin acceso legal a bebidas, combinado con el desagradable sabor del aire sudoroso en mi boca, me dejó sedienta, así que me dirigí a Dutch Bros en South Rural Road y Lemon Street. Al menos, me acerqué lo más posible a él, ya que la línea se extendía más allá de Apache Boulevard.

A pesar de la larga fila, un “broista” se materializó junto a la ventanilla abierta de mi auto, inclinándose para recibirme y tomar mi pedido. Todo fue normal mientras ordenaba, al menos para Dutch Bros, hasta que estaba a punto de volver a subir la ventanilla y el broista me interrumpió.

"Entonces, ¿qué has estado viendo en Netflix recientemente?" él me preguntó. Trabajé en Dutch Bros, así que sé que hacer una pequeña charla no solo se fomenta, es necesario. Pero incluso esto me pareció extraño.

La fila de autos seguía creciendo detrás de mí, pero este tipo caminaba al lado de mi auto, haciéndome preguntas hasta la ventana. Mirando frente a mí, cada automóvil tenía un empleado escoltado solo para mantener la conversación.

Sus preguntas se volvieron cada vez más personales, saltando rápidamente de "¿Qué estás estudiando?" a "sus vibraciones se sienten un poco fuera de lugar hoy, ¿va bien su relación con su terapeuta?"


Sonya Sheptunov


El agonizante gateo hasta la ventana duró solo cinco minutos, pero se sintió como horas. Pensé que el incómodo interrogatorio terminaría una vez que el broista corriera de regreso a su próximo auto, pero estaba equivocada.

"¡Hey chica! ¿Pediste un Unicorn Blood Rebel extra dulce? ¿Estás en tu periodo?" me preguntó la chica de la ventana. Agarré mi bebida y me fui.

Mi apetito finalmente volvió, así que hice mi tercera parada a la vuelta de la esquina.

Taco Bell: un elemento básico de los estudiantes universitarios en quiebra, los drogadictos y los que están en la intersección. A pesar de que la cadena de comida rápida saca fácilmente a su competencia del agua, sentí que era importante venir aquí de manera neutral y compararla con comida posiblemente "mejor".

Una cacofonía de carne cocinándose en las parrillas, charla intoxicada en las mesas y una melodía familiar sonando por los altavoces me recibió cuando entré en la ubicación de Rural and Apache Boulevard.

Hice contacto visual con el cajero, que se veía tan, si no más cansado, como el hombre en un reservado lejano con un taco a medio comer en la mano, la cabeza balanceándose mientras luchaba contra el sueño. Pedí la veta madre de todos los platos de comida rápida: un Cheesy Gordita Crunch. La combinación de tacos suaves y duros con carne de res y una pequeña patada del rancho picante simplemente golpea diferente.

Mientras esperaba, miré sin pensar los asuntos de mis compañeros fanáticos de Taco Bell. Algunos comieron en silencio, algunos cuidaron a sus amigos que se tambaleaban después de una noche de fiesta y un grupo incluso hizo de la pared verde azulado en el lado más alejado del restaurante su fondo personal de selfies. En la esquina, dos estudiantes solitarios, uno con un bloc de notas y el otro con una cámara, parecían estar haciendo lo mismo que yo.

Sentí una sensación de déjà vu y rápidamente agarré mi comida por temor a reclamos de plagio.

Finalmente, pude comer mi taco, el mundo se desvaneció mientras saboreaba el tan esperado primer bocado. El trance se rompió rápidamente con los siguientes sonidos sucesivos: un golpe, un líquido que se derramaba sobre las baldosas, un grito de improperio, otro improperio en respuesta y el crujido de un puño en la nariz.

Me habría sorprendido más si no fuera por mi molestia por la interrupción de mi trance de tacos.

Dos chicos en su adolescencia repentinamente hicieron de este restaurante su ring personal de la WWE, empujando las mesas para tener su pelea. Al tercer puñetazo, estoy segura de que ninguno de los dos recordaba la causa.

Los empleados que presenciaron el inicio de la pelea se alejaron, presumiblemente para encontrar un gerente, sabiendo que esto estaba muy lejos de su nivel salarial. El gerente habló brevemente por teléfono con la policía, conversando casualmente con el despachador, una indicación de que las noches de SmackDown no eran exactamente infrecuentes.

Los policías llegaron rápidamente, ya que estoy segura de que tenían un patrullero listo para la inevitable llamada al restaurante de comida rápida. Miraron la escena: dos adolescentes acurrucados sobre diferentes mesas tratando de evitar que sus narices sangraran y sus ojos se hincharan. Con un profundo suspiro, uno de los policías les dijo a todos que se fueran para poder asegurar la escena para una investigación.

No necesité que me lo dijeran dos veces. Agarré lo que quedaba de mi preciosa Cheesy Gordita y fui la primera persona en salir.

Mi excursión culinaria en Tempe había terminado, así que me dirigí de regreso a mi campus en el centro de Phoenix y decidí darme un capricho con un buen desayuno a la mañana siguiente en Matt’s Big Breakfast.

Salí de mi dormitorio a las 7:30, sintiéndome orgullosa de haber salido tan temprano, y caminé por la calle a Matt's, donde descubrí que era la última persona en todo Arizona en llegar a desayunar. El edificio de color blanco y naranja brillante estaba lleno de clientes que esperaban.

Me abrí paso a codazos hacia el podio del anfitrión, que era casi indistinguible entre el grupo densamente lleno, y puse mi nombre en la lista de espera; el anfitrión me dijo que tenía suerte de haber venido sola y que podía sentarme en una hora.

Encontré el único asiento desocupado, una pequeña esquina de un banco, y me senté en él. Comencé una conversación con la pareja que estaba a mi lado, que había estado en la fila desde las 5:30 de la mañana y no se esperaba que estuvieran sentados hasta las 9, que, según dijeron, era su récord de tiempo de espera más corto.

Cuando me llamaron por mi nombre, tomé el camino de la vergüenza hacia mi mesa; todos los grupos se quedaron en silencio y vieron como alguien que solo esperó una hora se sentó mucho antes que ellos.

Estaba mirando el menú cuando vi una mano señalar un artículo en el papel que sostenía.

“Definitivamente pide la tortilla, sus huevos siempre son increíbles”, dijo una mujer que estaba sentada en el suelo junto a mi silla. Sus dos hijos pequeños estaban sentados directamente debajo de la mesa, jugando con las patas de las sillas desocupadas. No los había notado hasta ahora, cuando me preguntaron si podía pedirles panqueques con crema batida y leche con chocolate.

Desconcertada por la audacia de estos niños, miré a su madre, quien me miró en blanco, como si pedirle a un extraño que ordenara su desayuno fuera una simple petición. Como una ávida enemiga de los conflictos, volví al menú y esperaba que se olvidaran de él una vez que el servidor llegara a tomar mi pedido.

Cuando llegó el momento, le dije ansiosamente al camarero lo que quería, esperando que vieran mi malestar con la situación en la que me encontraba y que la madre no dijera nada.

Obviamente, no pedí panqueques para sus gremlins, así que se levantó para buscar su próximo objetivo y yo era libre de esperar mi desayuno y comerlo en paz. O, tanta paz como pude encontrar mientras estaba empacada como una sardina con aparentemente todo el centro de Phoenix.

Mi viaje culinario de dos días me llevó por todas partes, de un lado del campus de ASU Tempe al otro e incluso a Phoenix. Aprendí que la buena cena no se trata de la comida que consume, a menos que sea Taco Bell, se trata de las tradiciones y peculiaridades únicas de cada restaurante que visita.

Ya sea que se trate de televisar el mismo juego para zombis de fútbol, obtener entradas gratuitas para WWE: Edición ASU o hacer nuevos amigos por la fuerza a través de preguntas invasivas y niños hambrientos, siempre hay una vibra que debe comprobarse en alguna parte.


Comuníquense con la periodista a cpedrosa@asu.edu o sigan a @_camila_aldana_ en Twitter. 

Denle Like a State Press Magazine en Facebook y sigan a @statepressmag en Twitter.

Continúen apoyando el periodismo estudiantil independiente y consideren donar a La Prensa (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.

×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.