Skip to Content, Navigation, or Footer.

El autocuidado como una mercancía en la vida de los estudiantes

Los estudiantes de ASU se sienten insatisfechos con los recursos de bienestar que la Universidad ha ofrecido durante el transcurso de la pandemia

self-care header-01.png

El autocuidado como una mercancía en la vida de los estudiantes

Los estudiantes de ASU se sienten insatisfechos con los recursos de bienestar que la Universidad ha ofrecido durante el transcurso de la pandemia

Reem Elsaad, estudiante de tercer año, tiene una doble especialización en estudios globales y ciencias políticas. Está tomando 21 créditos mientras equilibra dos pasantías, un par de clubes y un equipo de baile profesional.

Constantemente se pregunta si la gran carga de trabajo vale la pena o si debería dar un paso atrás. “Entonces me pregunto, ‘Dios mío, ¿bajará mi GPA? ¿Está en juego mi beca?’”, dijo Elsaad.

A pesar de equilibrar los problemas de salud mental y su gran carga de trabajo, teme que si renuncia de alguna manera, estaría decepcionando a su familia, compañeros y profesores.

En medio del estrés, Elsaad también ve que la Universidad enfatiza el bienestar y el autocuidado en abstracto, al mismo tiempo que presencia y escucha sobre las fallas de los servicios de salud y otros recursos similares.

“Se enfocan en soluciones a corto plazo... no hay muchos estudiantes que necesiten ayuda a corto plazo”, dijo Elsaad. “Creo que todo el mundo necesita ayuda a largo plazo en lugar de simplemente decirles que respiren o que hablen con una persona un par de veces, no es factible”.

El bienestar se ha convertido en una herramienta de marketing para las instituciones de educación superior. Y fuera de los entornos universitarios, los estudiantes son bombardeados por anuncios y tendencias en las redes sociales arraigadas en el impulso didáctico de los productos, los regímenes estrictos y la programación genérica de salud mental.

Para los estudiantes universitarios que se enfrentan a una mayor cantidad de plazos y cambios de estilo de vida en su vida dia a dia, la aparentemente gloriosa promesa de arreglarlo todo puede poner la responsabilidad de la autopreservación en el individuo en lugar de las circunstancias en juego.

Sobrecarga de productos de bienestar

El público en general se ha fascinado más con la idea de mejorar y preservar activamente su belleza, salud y bienestar general. La industria del bienestar aprovechó este cambio social y su valor se disparó a más de 4,5 billones de dólares en todo el mundo en 2020.

Durante la pandemia de coronavirus, las búsquedas en Google de "cuidado personal" alcanzaron un máximo histórico. Una vez definido como una serie de opciones de estilo de vida saludables que equivalen a una mejor calidad de vida, el cuidado personal ahora se vende como un producto. 

Mientras el bienestar se basa en una idea de autopreservación, la industria se basa en la noción de que los productos y servicios son necesarios para ayudar a alguien a mejorarse a sí mismo de maneras inalcanzables por sí mismo. La comercialización masiva de productos básicos y rarezas destinadas a ayudarnos en nuestra búsqueda de una buena salud puede enviar el mensaje equivocado.

La industria del bienestar incluye cualquier cosa, desde la salud, el fitness, la nutrición, la apariencia hasta la atención plena, lo que brinda a las empresas de diferentes sectores la oportunidad de capitalizar una oportunidad de ventas aparentemente interminable, siempre que afirmen mejorar el bienestar del consumidor.

Desde cosméticos de belleza limpios, exprimidores de batidos verdes, hasta aplicaciones de meditación y retiros de yoga, la industria del bienestar se expandió cerca de un 6 % cada año entre 2013 y 2017 a medida que las marcas globales adoptaron la mejora a través de productos básicos como táctica de marketing.

Las empresas sin una asociación histórica con el bienestar están clamando por crear productos que afirmen aliviar los factores estresantes en la vida de los clientes. En enero de 2022, la empresa estadounidense de producción de carne Oscar Mayer colaboró ​​con la marca de belleza coreana Seoul Mamas, una pareja inesperada, para producir una mascarilla facial de hidrogel diseñada para parecerse a una rebanada de mortadela mientras brinda beneficios antienvejecimiento y hidratación.

Judith Karshmer, decana del Edson College of Nursing and Health Innovation, urge a los consumidores a preguntarse cómo se presentan estos productos de bienestar al público.

"Debemos estresar que la salud y el bienestar no son una aplicación externa, sino una exploración interna", dijo Karshmer. "Se trata de hacer algo que encaje con tu estilo de vida, no es necesariamente un producto externo o incluso una actividad externa, es algo que disfrutas hacer."

En esencia, el bienestar se trata de crear una relación positiva con su cuerpo mientras se pone énfasis en la salud física y mental. Pero el aluvión constante de productos y expectativas puede agregar presión adicional a las personas que ya pueden sentir la demanda de ser mejores.

"Al igual que con cualquier campaña de marketing intensa, tenemos que detenernos y pensar: '¿Qué es lo que realmente están promocionando aquí?'", dijo.

El internet también tiene una mano dura para impulsar esta narrativa. Un ejemplo de ello es la tendencia conocida como "Esa chica", una mujer típicamente universitaria que tiene todos los aspectos de su vida en orden al implementar una larga lista de tareas pendientes de bienestar, incluido el cuidado de la piel, hacer ejercicio, escribir un diario y comer sano. 


Mientras se sabe que los influencers de las redes sociales se idealizan a sí mismos a través de personajes virtuales seleccionados, generalmente proyectando una vida productiva, exitosa y feliz, esta tendencia envía un mensaje directo. Al adoptar atentamente una lista estricta de hábitos y productos, puede transformarse en una persona perfecta de la noche a la mañana.

Cómo el bienestar se dirige a los estudiantes 

Dior Vargas era una estudiante de primer año de la universidad el día que caminó a la oficina de su consejero universitario para buscar ayuda para su depresión severa.

Rápidamente se dio cuenta que su terapeuta no la entendía ni a ella ni a sus antecedentes.

Al crecer hispana, Vargas fue criada para no hablar sobre cómo se sentía. Sabiendo que su madre soltera tenía problemas más importantes de los que preocuparse, como poner comida en la mesa para ella y su hermano, se aseguró de "no despeinar las plumas ni hacer demasiado ruido", pero desde los ocho años, luchó contra una depresión severa y intentó suicidarse varias veces.

“Hay una sensación de fuerza que tenemos que exudar, tenemos que parecer autosuficientes”, dijo Vargas sobre su herencia hispana.

Ahora Vargas trabaja como defensora de la salud mental para comunidades de color y educadora de educación superior y otras entidades. Ella prioriza las herramientas y el conocimiento para ayudar a las personas a defenderse a sí mismas.

El trabajo de Vargas y otros activistas ha hecho que el bienestar, un movimiento en crecimiento dedicado a la autosuperación y el cuidado persistentes, sea más accesible para aquellos que no se familiarizaron con él.

Vargas ahora ayuda a las universidades a visualizar cómo puede y debe ser el bienestar inclusivo.

Mientras ASU intenta fomentar un entorno que proporcione recursos y acoja a las comunidades de color, Vargas cree que la industria del bienestar en general no incluye a las personas de color. Sin embargo, ha notado que se han incrementado los esfuerzos para apoyar a estas comunidades en los últimos años.

Zachary Reeves-Blurton, subdirector del Center for Mindfulness, Compassion and Resilience de ASU, dijo que ASU necesita poder proporcionar herramientas para que los estudiantes puedan ser resilientes cuando enfrentan desafíos.

Para los estudiantes con trabajos de tiempo completo, hijos, problemas de salud mental y traumas diversos, estos factores pueden afectar las formas en que necesitan recibir apoyo.

El Center for Mindfulness ofrece consejos de mindfulness como un conjunto básico de herramientas y prácticas que los estudiantes de todos los orígenes pueden practicar a diario para combatir el estrés, tanto académico como interpersonal.

Aunque Karshmer cree que ASU tiene una cantidad "indignante" de programación de alta calidad en torno al bienestar y la salud física y mental, sabe que hay áreas que necesitan mejorar.

“Tenemos servicios por los que morirían en otros lugares”, dijo. “El problema es que todos están aislados. Hay uno aquí y otro allá, pero a menos que lo sepas o lo busques, no es evidente para ti y no se siente tan accesible como está diseñado”.

Para Vargas, su lucha con la salud mental en la universidad hizo que sus calificaciones y promedio general cayeran en picado. Se saltaba o se dormía durante la clase y faltaba a las tareas constantemente.

“Mi salud mental realmente arruinó toda mi experiencia universitaria”, dijo Vargas. “Si hubiera sabido que podía obtener adaptaciones, eso habría cambiado las reglas del juego”.


Comuníquense con el periodista a ribanuel@asu.edu y sigan a @banuelosroxanne en Twitter. 

Denle Like a State Press Magazine en Facebook y sigan a @statepressmag en Twitter.


Continue supporting student journalism and donate to The State Press today.

Subscribe to Pressing Matters



×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.