Skip to Content, Navigation, or Footer.

Aquí primero: Michael Crow, el centro de Phoenix y los legados de la gentrificación

Bajo Crow, el campus del centro de Phoenix de ASU se construyó desde cero, y se le atribuyó la revitalización del área. Los críticos dicen que el proyecto ha contribuido a la gentrificación, continuando una historia de desplazamiento en el Valle

GentrificationMag-3.jpg

Aquí primero: Michael Crow, el centro de Phoenix y los legados de la gentrificación

Bajo Crow, el campus del centro de Phoenix de ASU se construyó desde cero, y se le atribuyó la revitalización del área. Los críticos dicen que el proyecto ha contribuido a la gentrificación, continuando una historia de desplazamiento en el Valle

No había campus de ASU en el centro de la ciudad cuando Eve Reyes-Aguirre compró su casa en el barrio Garfield de Phoenix hace 26 años.

Ella y su esposo se establecieron para criar a sus cuatro hijos a un par de millas de donde surgiría el nuevo campus. Durante los próximos 20 años ellos serían testigos de una transformación drástica en la demografía, carácter y asequibilidad del centro de Phoenix.

"Tengo la suerte de seguir viviendo aquí", dijo Reyes-Aguirre. "Pero muchos de mis vecinos no lo son".

Reyes-Aguirre es una activista de los derechos indígenas que trabaja con Tonatierra, una Embajada Cultural de los Pueblos Indígenas ubicada a pocos pasos de donde ahora se encuentra el campus del centro de Phoenix.

A lo largo de los años 2000s y 2010s, vio como muchos de sus vecinos se vieron obligados a reubicarse debido al aumento de los impuestos a la propiedad, a los inversionistas depredadores de bienes raíces y al temor a la deportación. Cuando se fueron, nuevos vecinos se estaban mudando, incluyendo ASU.

Michael Crow llegó al Valle en 2002 como presidente de ASU. En 2003, estaba haciendo planes para construir un campus en el centro de la ciudad. En 2006, el campus del centro de Phoenix estaba operativo.

Tanya Chakravarty, directora ejecutiva del Downtown Phoenix Farmers Market, ha vivido en Phoenix por más de 35 años. Ella dijo que la percepción y accesibilidad del centro de la ciudad ha cambiado drásticamente en los últimos 12 años.

En mayo, el Farmers Market tuvo que reubicarse en el Phoenix Bioscience Core después de su anterior ubicación de 17 años en Central Avenue y Pierce Street fue vendida a un desarrollador con planes de construir un complejo de apartamentos de lujo de 350 unidades.

Chakravarty dijo que encontrar una nueva ubicación fue posible con el apoyo de ASU y la ciudad de Phoenix. También calificó la medida como una consecuencia directa de la gentrificación.

Investigadores como Meagan Ehlenz, profesora asociada de ciencias geográficas y planificación en ASU, ponen un ojo crítico en cómo las universidades se relacionan con las comunidades en las que están situadas. Los nuevos campus urbanos a menudo fomentan la inversión en barrios históricamente abandonados, pero también generan una afluencia de trabajadores de cuello blanco y rentas más altas.

"Muchos de ellos resultan en cambios bastante dramáticos", dijo Ehlenz. "... No es solo que el barrio mejoró, es que cambió. Tenías rotación en quién estaba allí".

Los datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos indican que los barrios más cercanos al campus del centro Phoenix tuvieron un crecimiento sustancial de la fuerza laboral entre 2000 y 2020, pero ese crecimiento fue desproporcionadamente en los empleos de cuello blanco.

Las poblaciones de los barrios han visto un marcado aumento en los residentes que trabajan ocupaciones de administración, negocios, ciencia y artes, acompañado con un lento crecimiento o disminución en ocupaciones como la construcción, mantenimiento, transporte y servicios.

Por algunos, estos cambios son aclamados como progreso económico. Para otros, han devastado la asequibilidad de sus propios vecindarios. Los valores de alquiler y vivienda han aumentado desproporcionadamente en los vecindarios más cercanos al campus del centro de Phoenix durante los últimos 20 años en comparación con el resto de la ciudad.

En Tempe, la gentrificación próxima a ASU es una vieja noticia. La Prensa Estatal (The State Press) ha emitido la advertencia durante años. Bajo Crow, ASU también ha extendido rápidamente su presencia al centro de Phoenix.

"Ciertamente, ASU no es la única fuerza de mercado en el centro de Phoenix", dijo Ehlenz. "Pero es el mayor".

Reyes-Aguirre es optimista sobre el futuro de la relación de la Universidad con la comunidad del centro de Phoenix. Pero ella dice que depende de construir una comprensión más holística e inclusiva de quién merece una voz en el desarrollo de ASU.

"Nuestras familias también son parte de la comunidad de ASU", dijo.

Antes de Crow

La expansión de ASU siempre ha sido una colaboración entre el gobierno municipal y los promotores inmobiliarios, según Anthony Pratcher, miembro de honores de la facultad en Barrett, The Honors College.

Pratcher creció en Glendale. Hoy en día, estudia cómo las políticas urbanas influyen en la formación de la comunidad en Phoenix y otras áreas metropolitanas del suroeste.

Según Pratcher, durante generaciones, los colonos blancos del Valle han empleado una práctica de “colonialismo cívico”, utilizando herramientas de política como la segregación, la anexión municipal y el dominio eminente para despojar a las comunidades preexistentes de sus tierras y fomentar un rápido desarrollo. Dominio eminente es un término legal para el poder del gobierno de adquirir unilateralmente propiedad de entidades privadas para uso público, dado que a los propietarios originales se les paga una compensación justa.

"Los objetivos de esa práctica generalmente han sido personas que están marginadas dentro de la comunidad de Tempe, ya sea debido a la discriminación racial o de género", dijo Pratcher.

Cuando la Arizona Territorial Normal School, que eventualmente se convertiría en ASU, fue establecida en 1885, una familia renunció a toda su propiedad para su construcción después de la presión de los funcionarios de la ciudad de Tempe y la Legislatura del estado.

En la década de 1950, ASU y la ciudad de Tempe desplazaron a los residentes del histórico barrio de San Pablo utilizando un dominio eminente. Donde una comunidad mexicana-americana de largo tiempo vivió ahora se encuentra una serie de dormitorios, edificios comerciales y el estadio Sun Devil, situado contra Tempe Town Lake.

A partir de la década de 1950, Tempe se sometería a una serie de remodelaciones semi planificadas, el proceso de gentrificación sería repetido una y otra vez.

Tupac Enrique Acosta, activista indígena de derechos humanos, co-fundó Tonatierra, donde ahora trabaja Reyes-Aguirre. Fue invitado al Valle en 1980 para participar en un movimiento contra el desplazamiento forzado de residentes del histórico Barrio Golden Gate. El vecindario mexicano-americano fue arrasado en la década de 1980s para dar paso al aeropuerto Sky Harbor.

Al igual que Pratcher, Acosta ve la gentrificación contemporánea como una continuación del colonialismo de los colonos.

“Este es un patrón recurrente, desde Los Ángeles a San Antonio a El Paso a Phoenix”, dijo Acosta. “Esto no es sólo incidental, es sistemático… Entonces, ¿dónde está esa destrucción hoy? ¿Quién lo está haciendo? ¿ASU lo está haciendo?”

El Nuevo Proyecto Americano

Crow se reunió por primera vez con Phil Gordon en 2003, y Gordon asumió el cargo de alcalde de Phoenix en enero de 2004. La pareja acordó que el centro de Phoenix se beneficiaría de un campus universitario en su núcleo urbano.

En 2005, ASU entró en un acuerdo intergubernamental con la ciudad de Phoenix, en el cual la ciudad acordó adquirir y desarrollar el terreno para el campus. Un comité de varios cientos de ciudadanos, presidido por el ex alcalde Paul Johnson, fue encargado de desarrollar una propuesta de bonos.

La propuesta fue aprobada en 2006, asignando un monto sin precedentes de $184 millones a ASU, poco más del 20% del bono de $878.5 millones.

Rick Naimark supervisó el desarrollo del campus del centro de Phoenix mientras servía como subgerente de la ciudad. En 2015, se convirtió en vicepresidente asociado de la Universidad, donde dijo que continúa trabajando en el desarrollo del centro de la ciudad.

Naimark dijo que la ciudad y  ASU originalmente colaboraron con el objetivo de construir una “economía del conocimiento” que “haría avanzar a la ciudad”. En el proceso, también convertirían al centro de la ciudad en un entorno urbano densamente poblado, “en lugar de un montón de lotes vacantes o edificios de un piso dilapidados”, dijo.

En un folleto de 2011 titulado “Downtown Phoenix Campus: The First 5 Years” se describía el centro de Phoenix como “un páramo” y “algo hueco y desolado”. Se profetizó que ASU “inyectara un ambiente muy necesario y más animado en el moribundo núcleo de la ciudad”.

Davarian L. Baldwin, un urbanista e historiador del Trinity College, tuvo su primer sabor del campus del centro de Phoenix en 2012. En ese momento, investigaba universidades urbanas en ciudades como Nueva York y Chicago. El proyecto del centro de Crow se convirtió rápidamente en un caso de estudio inesperado pero esencial – su libro “In the Shadow of the Ivory Tower” dedica un capítulo a ASU.

Baldwin ve la narrativa de la Universidad como manipuladora e inexacta. A pesar de los lotes vacíos, había personas que vivían en el Centro y en los vecindarios circundantes antes de que ASU plantara su bandera.

“Cuando las universidades y sus socios desarrolladores dicen que no hay “nada”, lo que quieren decir es que la tierra no se ha monetizado adecuadamente por pie cuadrado”, dijo Baldwin. “Que no se está construyendo, no se está comercializando”.


 E Fillmore St. in the Garfield district, on Wednesday, Aug. 17, 2022, in Phoenix.  


Naimark afirma que “la gente estaba llegando al centro, pero no se quedaban ni vivían” antes de que el campus de ASU ayudará a “revitalizar” el área. También reconoce que algunos fenicios ya estaban allí, como los residentes del distrito de artes Roosevelt Row.

Al principio del desarrollo, ASU organizó reuniones con líderes comunitarios y partes interesadas. Acosta dijo que Crow una vez lo invitó a participar en un comité asesor sobre el desarrollo del campus del centro de la ciudad.

"Básicamente estuve allí como líder nominal", dijo Acosta. "No tenía mucha participación o presencia. Recibí una invitación, asistí, estuve allí".

Los planificadores y defensores del campus del centro de Phoenix continuaron haciendo promesas sobre el desarrollo comunitario. El folleto “The First 5 Years” de 2011 subrayaba, en palabras de Crow, la “integración social” del campus.

“Lo que necesitábamos hacer es construir la noción de que la Universidad no es un solo lugar al que se vaya, con paredes alrededor del edificio y la hiedra creciendo en las paredes…” Crow dijo en una entrevista en 2018 con Arizona PBS. “Queríamos estar donde la gente trabajaba, donde vivía la gente”.

El Impacto

En los últimos 20 años, los aumentos en alquileres y valores de vivienda en los códigos postales más cercanos al campus del centro de Phoenix han superado a la ciudad de Phoenix en su conjunto, según datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos.

En el código postal 85006, que incluye Garfield, el barrio donde vive Reyes-Aguirre, el valor medio de las casas ocupadas por sus dueños aumentó aproximadamente un 190% de 2000 a 2020, de poco menos de $80.000 a más de $200.000.

El código postal 85004, que contiene el campus del centro de Phoenix, registró un aumento de aproximadamente un 195% en el alquiler bruto medio entre 2000 y 2020, de una mediana de $427 a $1.260 por mes. Por el contrario, la ciudad de Phoenix en su conjunto sólo vio un aumento del 75% en el mismo período de tiempo, de $622 a $1.100 por mes.

Naimark dijo que ninguna de las construcciones de ASU eliminó la vivienda asequible, y le dio crédito a la Universidad por aumentar el valor de mercado de las propiedades circundantes.

"Definitivamente somos culpables de hacer del centro de la ciudad un lugar más deseable para vivir, o de contribuir a eso", dijo Naimark. "La conveniencia tiende a elevar los precios".

Este efecto “deseable” es común con el desarrollo del campus, pero puede ser prevenible, según Ehlenz. Ella recomienda que las universidades inviertan proactivamente en vivienda e infraestructura comunitaria antes del desarrollo para evitar una crisis de asequibilidad como la que Phoenix tiene hoy en día.

"Si no proteges esa asequibilidad desde el principio, es muy difícil desenrollar el reloj", dijo Ehlenz.

Reyes-Aguirre dijo que Tonatierra ha sido repetidamente "amenazado por el dominio eminente" en los últimos 25 años y ahora recibe ofertas para comprar la propiedad "casi a diario".

En su opinión, la intensificación del mercado inmobiliario se ha vuelto completamente inaccesible para las familias trabajadoras. Hoy en día, su propia hija no puede permitirse vivir en el mismo barrio en el que creció.

“Todos los que vivimos aquí como padres jóvenes ahora tenemos hijos que son padres que tratan de criar a sus hijos, y reconocemos que no pueden hacerlo en el mismo lugar debido a la gentrificación, la inflación, todas esas cosas”, dijo Reyes-Aguirre.

El impacto inmediato del campus afectó más que solo al mercado de la vivienda.

En 2012, el Campus del Centro de Phoenix comenzó a restringir el acceso a los edificios del campus sólo a los estudiantes, profesores y personal de ASU. La cobertura de prensa estatal en ese momento incluyó al ex decano de la Walter Cronkite School of Journalism and Mass Communication y a un administrador universitario que dijo que la política fue implementada en respuesta a las percepciones negativas de los padres y estudiantes sobre las personas sin vivienda.

Según Baldwin, estos efectos son la consecuencia de diseñar un campus con estudiantes suburbanos en mente, en lugar de los locales de Phoenix. Ha documentado tendencias similares en otros campus de todo el país.

Si bien se esperaba que los incidentes delictivos registrados en el centro de la ciudad fueran aproximadamente equivalentes a los de Tempe en el momento de la apertura del campus, los estudiantes y los padres comenzaron a pedir una mayor presencia policial en los primeros años del campus, alegando que carecía de una “sensación de seguridad”.

Mercado Cautivo

Chakravarty dijo que la presencia de ASU en el centro de Phoenix está coloreada por "una sensación de transitoriedad", con estudiantes universitarios del centro de la ciudad que a menudo solo viven en el área durante cuatro años.

"Si bien ASU ha aprovechado su tamaño, circunferencia, músculo y su cuerpo estudiantil para ayudar a gentrificar el espacio, no es como administradores del espacio", dijo.

Los estudiantes se han convertido rápidamente en un grupo demográfico clave para los desarrolladores de viviendas en el centro de la ciudad. También se han convertido en una fuente de ingresos para las empresas locales.

Andrew Meister co-fundó Bud's Glass Joint, una tienda de humo y monos del centro de Phoenix, en 2012. Dijo que el campus era un factor importante a la hora de decidir abrir un negocio, y que los estudiantes consumidores han tenido un impacto positivo en la economía local en general. Las empresas del centro de la ciudad todavía son en gran medida independientes, dijo.


The crosswalk at N Central Ave. and E Taylor St., on Wednesday, Aug. 17, 2022, in Phoenix.  


Baldwin no está tan seguro: Piensa que los estudiantes del centro se han convertido en un “mercado cautivo” de la Universidad y sus socios corporativos. Citando el diseño insular de la vivienda para estudiantes, los planes de comida obligatoria y los dólares de cena Maroon y Gold, sostiene que la Universidad alienta a los estudiantes a gastar sólo dentro del ecosistema de ASU. En su análisis, este sistema es antitético al ideal de Crow de “integración social”.

Chakravarty dijo que ella ha tratado de hacer dólares de Maroon y Gold disponibles para su uso en el mercado de agricultores en vano. Mientras tanto, los estudiantes están encerrados en los planes de comida de la Universidad que en gran medida restringen sus opciones a los comedores, cadenas de restaurantes y tiendas de conveniencia operados por Aramark.

El área del centro de Phoenix fue clasificada una vez como un “desierto alimentario”. Eso cambió en 2019, cuando un supermercado Fry's abrió sus puertas en First y Jefferson. Desde entonces, los funcionarios de ASU han acreditado al campus con la atracción de la inversión necesaria para construir el supermercado.

El Farmers Market ha proporcionado alimentos frescos de origen local a la zona desde 2005. En 2022, después de que el mercado tuviera 90 días para moverse, Chakravarty dijo que Naimark mismo ayudó a encontrar la nueva ubicación. Pero también señaló que la demanda de viviendas de lujo generada por la gentrificación era la razón por la que tenían que mudarse en primer lugar.

La Cuestión de la Sostenibilidad

En 2018, La Voz Arizona declaró a ASU el “ingrediente secreto” para la revitalización del centro de Phoenix. El campus ha sido aclamado como un éxito por administradores de ASU y funcionarios del gobierno local por igual.

Una declaración escrita enviada a la revista State Press Magazine por relaciones de medios de ASU dijo que “la abrumadora mayoría de residentes de Phoenix estarían de acuerdo en que el centro de Phoenix y los vecindarios circundantes han mejorado de maneras marcadas y multifacéticas desde el establecimiento del campus de centro Phoenix — y en gran parte como resultado del campus”.

Un informe de 2021 del University Design Institute de ASU dijo que el centro de Phoenix atrajo más de $6,5 mil millones en inversión pública y privada al área entre 2004 y 2021. El informe también correlaciona la apertura de más de 100 nuevos restaurantes y bares entre 2008 y 2020 con el éxito del campus.

"El mayor desafío siempre es hacer que la comunidad local crea en el hecho de que esta es una nueva versión emergente de una fantástica ciudad estadounidense", dijo Crow en una entrevista de Arizona PBS en 2018.

Crow ve el crecimiento como una inversión en sostenibilidad. Al expandir su capacidad y alcance geográfico, ASU puede servir a una población más grande y diversa de estudiantes, ha argumentado.

Acosta y Baldwin dijeron que el compromiso declarado de Crow con la diversidad y la inclusión es algo que se debe celebrar, pero ambos siguen siendo escépticos de su modelo de sostenibilidad. En cambio, ellos basan el suyo en lo inmediato y empírico. Cuando los residentes de larga data ya han sido desplazados, la pregunta se convierte en: Sostenibilidad ¿para quién?

Reyes-Aguirre ha visto un cambio positivo en el compromiso de la Universidad con los pueblos indígenas en los últimos 20 años. Ella lo atribuye sobre todo a un cambio cultural amplio más bien que a uno institucional y dijo que la creación de conciencia de los daños de la gentrificación sigue siendo una batalla cuesta arriba.

Naimark dijo que asiste a las reuniones del vecindario mensualmente, construyendo relaciones con la comunidad circundante. Sin embargo, como ASU no es “un promotor de vivienda del sector privado”, la Universidad no puede abordar eficazmente el tema de la gentrificación, dijo.

"ASU no es el principal responsable de entregar viviendas a la comunidad en general", dijo Naimark. "Nuestro trabajo con la vivienda es entregar vivienda a nuestros estudiantes".

Ehlenz está de acuerdo en que ASU tiene un control limitado sobre el mercado de la vivienda, pero las instituciones de educación superior han evolucionado, dijo, y deben aceptar una mayor responsabilidad.

“No están tomando medidas para moverse a otro lugar. Están arraigados allí”, dijo Ehlenz. “Así que ahora es el momento de que junten a varios actores y necesitamos encontrar colectivamente una manera de inyectar asequibilidad… Ya no es una cuestión de preservación”.

Reyes-Aguirre cree que es una cuestión de prioridades. Donde su organización prioriza las necesidades intergeneracionales, la Universidad a menudo enfatiza la rápida expansión.

Aún así, imagina una alternativa: ¿Qué pasaría si todo el poder y los recursos que ASU y Crow tienen estuvieran en manos de la comunidad local?

“Si una comunidad estuviera a cargo de una institución como esa, y su enfoque principal estuviera en el mejoramiento de la sociedad en su conjunto, siento que nos moveremos en una dirección diferente, hacia un cambio más positivo”, dijo.

Traducido por Aidan Gamiz y Brenda Muñoz Murguía


Comuníquense con los periodistas a  ammoulto@asu.edu y jlmonto5@asu.edu y sigan a @lexmoul y @jamielmontoya en Twitter. 

Denle Like a State Press Magazine en Facebook y sigan a @statepressmag en Twitter.


Jamie MontoyaPodcast Producer

Jamie Montoya is a full-time podcast producer for The State Press. She is a sophomore at the Walter Cronkite School of Journalism and is passionate about capturing a diverse, honest and meaningful depiction of people and their experiences through multimedia journalism.


Continue supporting student journalism and donate to The State Press today.

Subscribe to Pressing Matters



×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.