Opinión: La sociedad necesita dejar de sexualizar a las mujeres latinas

El exotismo de latinas es un estereotipo que daña no solo las niñas latinas, pero a la comunidad latina entera

Creciendo, ser de ascendencia latina fue algo que nunca hubiera considerado más que un privilegio.

Al crecer en una ciudad donde el 64,2% de la población era Latine o Hispana, nunca había estado expuesta al racismo, pero siempre había escuchado historias de las noticias, así que no era un concepto nuevo. Sin embargo, algo que no esperaba era la sexualización de mi cultura.

Sucedió por primera vez cuando tenía 16 años. Estaba trabajabo como anfitriona en un restaurante más elegante en un vecindario agradable que era predominantemente caucásico, pero la mayoría del personal era Latine.

Algunos miembros de mi equipo de anfitrionas fueron asignados para ayudar a preparar una mesa para hombres, cuando uno de los hombres comenzó a entablar una conversación entre una compañera anfitriona latina y yo. Preguntó por nuestros apellidos y si éramos hispanos, y cuando orgullosamente le dijimos "sí", las cosas empezaron a ponerse raras.

El cliente nos pidió que le dijéramos palabras en español. Al principio, pensamos que estaba interesado en aprender sobre el idioma, pero luego puso los ojos en blanco, se volvió hacia sus amigos en la mesa y dijo: "Y por eso quiero salir con una mujer española. Suenan tan calientes".

La sexualización de la sociedad de las mujeres latinas se debe a un patrón de larga data arraigado en la mirada del hombre blanco.

Desde entonces, una parte de mí siempre ha dudado en expresar mi herencia a otras personas, y hasta hace poco, nunca entendí por qué había comenzado a culparme por la forma en que otras personas percibían mi origen étnico.

No fue culpa mía ni de mis compañeros de trabajo. La culpa de sexualizar la cultura latina es de  la mirada masculina blanca.

"La sociedad desde una etapa muy temprana les enseña a las mujeres que su valor es el sexo, la crianza y el placer masculino", dijo Amanda Dielman, una estudiante de primer año que estudia diseño de interiores. "Entonces, normalizamos las aventuras y, estereotipadamente, será con una mujer no blanca que es una belleza 'exótica'".

Esta idea de una mujer latina — piernas largas, piel oscura, caderas curvas, labios rojos y pechos grandes coronados con un acento "sensual" y "exótico" — ha persistido en la sociedad moderna.

“La gente enmarca ... a las mujeres latinas en los medios de una manera más sexual”, dijo Hannah Mason, una estudiante de primer año que estudia liderazgo y administración de organizaciones sin fines de lucro. "Vi ... gente que las objetiva tanto por su raza como porque eran mujeres. Y, obviamente, todas las mujeres son objetivan hasta cierto punto en nuestra vida cotidiana, pero pensé (que era) de una manera más intensa".

Un estereotipo común sobre las latinas es que somos promiscuas, exaltadas y completamente desorientadas cuando se trata de señales sociales porque somos de otra cultura.

Y las medios modernas tampoco ha ayudado a disipar estos estereotipos dañinos.

Según el artículo de investigación "Sexualización en los programas de televisión para niños preferidos de las niñas blancas y latinas de EEUU", "Los personajes latinos en los medios de comunicación son a menudo marginados y sexualizados en un proceso de siglos de 'exotización' o 'tropicalización' de las latinas".

Este tipo de sexualización de niñas y mujeres latinas contribuye a tasas más altas de trastornos alimentarios, según el artículo.

La estandarización de la hipersexualidad se lanza a las mujeres latinas, como a mí, a edades tan tempranas. No solo tiene un impacto negativo en nuestra percepción de nuestra cultura, sino también en nosotros mismos. Las latinas somos más de lo que la sociedad quiere o espera que seamos.

Selena Quintanilla es considerada una de las mejores artistas latinas en la historia de la música tejana, pero nadie la asocia exclusivamente con la forma "sensual" en que se movían sus caderas, la asociaban con su música rompedora.

Si nos presentamos como sexuales, es porque hay una diferencia entre ser sexuales como individuos y sexualizar toda una cultura; una es una elección individual y la otra es algo que se nos ha lanzado y que no aceptamos como nuestro.

Las identidades de las latinas no son para el placer masculino, porque nuestras identidades son nuestras y solo nuestras.


Comuníquense con la periodista a amvald11@asu.edu y sigan a @anxieteandbread en Twitter. 

Nota del Editor: Las opiniones presentadas en esta columna son del autor y no implican ningún respaldo por parte de The State Press o sus editores.

¿Quieres unirte a la conversación? Envíe un correo electrónico a opiniondesk.statepress@gmail.com. Mantenga las letras de menos de 500 palabras y asegúrese de incluir su afiliación universitaria. No se concederá el anonimato. 

Denle Like a The State Press en Facebook y sigan a @statepress en Twitter. 

Continúen apoyando el periodismo estudiantil independiente y consideren donar a La Prensa (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.


×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.