Opinión: Los estudiantes blancos deberían ser más activamente antirracistas

Para poder promover diversidad y igualdad, los estudiantes blancos y la facultad deben tomar un rol más activo en el proceso

Los estadounidenses blancos han depositado la mayor parte del trabajo y la carga de la lucha por la justicia racial en los miembros de los grupos BIPOC durante demasiado tiempo. No asumimos responsabilidad, bastante, sucumbimos a una falacia de neutralidad al excusarse de asumir un papel activo en la lucha contra el racismo.

En la lucha por la justicia, no hay neutralidad. No hay manera de existir y simplemente "no ser racista". 

Ibram X. Kendi, en su libro más vendido, "How To Be An Anti Racist", dijo que no hay algo como "no ser racista" y lo opuesto de "racista" es "antirracista".

La lucha que asegura que todos en este país sean tratados con igualdad está lejos de acabar, y hemos hecho progreso pero no por la neutralidad o pasividad, sino por acción activa y a veces agresiva.

El status quo actual en Estados Unidos promueve muchas disparidades. Por ejemplo, una persona negra es más probable a ser parada por la policía sin causa, más probable a ser encarcelada, más probable a ser matado por la policía y más probable de que sus abusadores policiales sean exonerados, según el NAACP.

Cambiando el status quo — una construcción plagada de disparidad — requiere acción. 

A través de esta lente, ser neutral no es diferente a ser activamente racista, porque los dos cursos de acción dan como resultado más disparidades raciales.

Aceptar la idea es difícil, y yo estoy completamente dispuesto a admitir que inicialmente luché por aceptarlo, porque requiere reconocer mi inacción que ha dañado a las comunidades marginalizadas. 

Dr. Kristina Knowles, una profesora asistente en la Escuela de Música, Baile y Teatro, cree que el aceptar es el primer paso para promover el antirracismo.

"Yo creo que el primer (paso) es ser honesto y abrirse a la verdad que nuestro campo tiene una historia de racismo ... racismo en la forma de celebrar la blancura con exclusión de la negritud", Knowles dijo.

Los estudiantes blancos y la facultad deben tomar pasos para activamente promover diversidad e igualdad, mientras intentan cerrar disparidades cuando se encuentren con ellas.

Knowles dijo que ella reescribió recientemente el currículum de segundo año de la teoría de música para abordar estos problemas exactos.

"Estoy haciendo un esfuerzo por incluir a más compositores BIPOC en el curriculum, hacer un espacio para las voces y la música BIPOC, y más críticamente, asegurarme que esta música sea tratada en sus propios términos ", dijo.

Esta respuesta promueve el cambio en el campo que ha sido históricamente dominado por personas blancas, y es un ejemplo de que la acción promueve el antirracismo.

Puede ser difícil comenzar estos cambios porque existen barreras institucionales reales a la diversidad y la igualdad.

"Debemos reconocer que esto es un esfuerzo colectivo", dijo Knowles. "(Debemos) considerar este ser parte de este trabajo de una universidad, y parte del trabajo por la facultad".

La presión de los estudiantes también es una parte importante del proceso, y dijo Knowles "la escuela de música se está yendo en esta dirección por la carta escrita por los estudiantes de posgrado".

La lucha por la justicia se mostró de manera destacada este verano, con demostraciones de Black Lives Matter que impulsaron iniciativas de diversidad de muchos grupos, pero es importante que este trabajo sea constante en nuestras comunidades e instituciones para que se realicen cambios duraderos.

"Me gustaría pensar que en cinco a 10 años será diferente, con un impulso constante de los estudiantes, del profesorado ... para presionar a las instituciones", dijo Knowles. "Para mí, ser antirracista es estar insatisfecho con el status quo".

Para cambiar un status quo que es activamente racista, no se puede ser neutral. Ser neutral es haberse puesto del lado del opresor, y no hay lugar para este tipo de moderación en nuestra sociedad.

Uno no puede permanecer neutral en la lucha por la justicia y pretender "no ser racista". Esta es una falacia que no existe, y uno debe superar sus fantasías ensimismadas para aceptar que nunca podrá existir.

La única forma de garantizar la igualdad en el futuro es seguir luchando por ella en todos los ámbitos de nuestra vida.


Comuníquense con la periodista a tkgerald@asu.edu y sigan a @TKGeraldMusic en Twitter.

Nota del Editor: Las opiniones presentadas en esta columna son del autor y no implican ningún respaldo por parte de The State Press o sus editores.

¿Quieres unirte a la conversación? Envíe un correo electrónico a opiniondesk.statepress@gmail.com. Mantenga las letras de menos de 500 palabras y asegúrese de incluir su afiliación universitaria. No se concederá el anonimato.

Denle Like a The State Press en Facebook y sigan a @statepress en Twitter.

Continúen apoyando el periodismo estudiantil independiente y consideren donar a La Prensa (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.


×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.