Tintineo de conos de pino: la instalación de sonido llama la atención sobre el medio ambiente

Una instalación de sonido para estudiantes en el jardín secreto explora la música de la naturaleza

Una sinfonía de vainas de cactus temblando, hojas crujiendo y piñas vibrando llenó el Jardín Secreto con sonido el 20 y 21 de marzo como parte de una instalación de sonido que utiliza nueva tecnología de codificación para examinar y mostrar las complejidades de la interacción de las plantas.

Devin Arne, un estudiante graduado que trabaja para obtener un doctorado en artes musicales, creó la instalación "Unheard Voices: The Embodied and Networked Intellegence of Plants" como parte de su disertación para mostrar cómo el arte y la tecnología pueden generar cambios sociales.

La instalación está compuesta por procesadores de datos, dos sensores y 24 microcomputadoras equipadas con parlantes colocados en macetas en todo el Secret Garden, entre Dixie Gammage Hall y West Hall. Los sensores recopilan e interpretan seis factores de datos: humedad del suelo, luz solar visible, luz infrarroja, luz ultravioleta, temperatura y humedad, Arne dijo.


Flower pots which contain microcomputers attached to speakers are pictured on the lawn of the Secret Garden. The pots are a part of "Unheard Voices: The Embodied and Networked Intelligence of Plants," a dissertation to show how art and technology can be deliverers of social change. 

 


Los datos recopilados impulsan los procesos de sonido en la instalación y, en base a la información recibida, los altavoces, que colgaban de los árboles y estaban esparcidos por el césped en macetas, emiten muestras de ruidos de plantas que Arne registró anteriormente. A medida que los factores ambientales cambian a lo largo del día, también lo hacen los sonidos grabados.

"Todos los sonidos provienen de plantas que toqué como instrumentos", Arne dijo. Entre las plantas presentadas se encontraban vainas de semillas de agave, cactus y piñas, así como algunas plantas que se encuentran en el Jardín Secreto.

Durante la instalación, los sonidos grabados se superpusieron entre sí, creando un ambiente tranquilo que encajaba perfectamente con la tranquilidad del lugar. Algunos estudiantes incluso se detuvieron y estudiaron durante la presentación.

Arne se inspiró parcialmente en las similitudes entre la comunicación de la planta y Happy Brackets, un lenguaje de programación que está estudiando en ASU.

Happy Brackets es "un conjunto de bibliotecas que utilizan el lenguaje de programación Java y hacen que sea muy rápido y fácil componer música y hacer sonido en microprocesos", dijo Garth Paine, profesor asociado de la Escuela de Música, Danza y Teatro. codirector del Laboratorio de Ecología Acústica de ASU y colaborador de Happy Brackets.

El lenguaje de programación funciona a través de Wi-Fi en unidades individuales, lo que permitió a Arne configurar sensores y altavoces en todo el Secret Garden. Cada componente se comunica entre sí, al igual que las plantas.

"De la misma manera ... en la que las plantas se comunican entre sí a través de sus sistemas de raíces, podemos replicar y modelar eso al tener estos dispositivos", Paine dijo.


A microcomputer attached to a speaker is suspended on a tree branch in the Secret Garden. "All the sounds are sourced from plants that I played as instruments," Arne said. 


La investigación de Happy Brackets está financiada por PLuS Alliance, una colaboración entre ASU, King's College London y la Universidad de Nueva Gales del Sur, que permitió a Paine colaborar con Oliver Bown, líder del lenguaje de programación, y enseñar Happy Brackets en ASU.

Con el conocimiento del lenguaje de programación, Arne se centró en la comunicación y la inteligencia de la planta. Exploró la investigación realizada por Monica Gagliano, una ecóloga evolutiva, que sugiere que las plantas pueden ser capaces de cierto nivel de cognición.

Los humanos a menudo pasan por alto los sonidos que hacen las plantas y otros organismos, dijo Sabine Feisst, profesora de musicología Evelyn Smith y co-directora del Laboratorio de Ecología Acústica.

Sin embargo, comprender las complejidades dentro de las plantas y el medio ambiente requiere escuchar con atención. Al escuchar lo que las plantas tienen que decirle a la gente, la sociedad puede comenzar a cambiar su comportamiento para apoyar el medio ambiente, dijo.

El campo de la ecología acústica "realmente está considerando el mundo sonoro como una ecología y pensando en la salud y el equilibrio de esa ecología acústica, y cómo eso nos impacta a nosotros ya otros animales", dijo Paine.

LEER MÁS: Students experience sounds of activism and the desert at Mexican Border 


A flower plot containing a microcomputer attached to a speaker is pictured on the lawn of the Secret Garden.

 


"Tenemos mucho que escuchar, a lo que prestar atención, por eso espero que podamos ser más inclusivos y abrir nuestros planes de estudio como profesores, y que los estudiantes encuentren nuevos temas de investigación y nuevas cosas para explorar", Feisst dijo. "Con suerte, nuestro planeta se beneficia de todo esto". Proyectos como el de Arne llaman la atención sobre las plantas y los problemas de la ecología, y con suerte allanan el camino para el cambio social, Paine dijo.

"Sinceramente, creo que las artes son la forma más poderosa de contar la historia (de la ecología) para dirigir la atención de la gente hacia cosas en las que nunca antes habían pensado", Paine dijo.

Arne, quien también es compositor, productor y guitarrista, pudo explorar música que nunca había considerado. En lugar de componer su propia pieza musical, tuvo la oportunidad de ceder los controles musicales a las plantas del Jardín Secreto, creando una experiencia sonora que requiere que "estés presente", dijo.

Al permitir que los procesos naturales en el jardín impulsen los sonidos emitidos, Arne pudo encontrar el "cierto equilibrio de dejar ir", dijo. "Lo que viene de eso son realmente grandes sorpresas".

"Esto es mucho más genial que yo girando algunos botones en un sintetizador", Arne dijo.


Comuníquense con la periodista a alcamp12@asu.edu y sigan a @Anna_Lee_Camp en Twitter. 

Denle Like a The State Press en Facebook y sigan a @statepress en Twitter. 

Continúen apoyando el periodismo estudiantil independiente y consideren donar a La Prensa (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.


×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.