Modificaciones modernas

La política y las posibilidades de la modificación corporal están cambiando más rápido de lo que creemos

En 2004, La Prensa Estatal (The State Press) publicó una imagen de un pezón expuesto con un piercing industrial en la portada de su revista de octubre.

El artículo de portada se tituló "Sensual Steel", pero sería recordado en la historia de La Prensa Estatal (The State Press) con un nombre diferente: "Nipplegate".

Mientras la historia describió a varios miembros de la comunidad con otras modificaciones corporales extremas, fue la imagen de portada explícita la que provocó un escándalo administrativo. Los donantes importantes de ASU se sintieron molestos por la revista, lo que provocó amenazas de los administradores de retirar los fondos de The State Press y sacar el periódico del campus.

Hoy en día, el legado de "Sensual Steel" sigue vivo en las páginas de los libros de texto de periodismo y en la página de Wikipedia de The State Press. Pero, ¿habría sido tan controvertido el tema si se hubiera publicado hoy, 17 años después?

A medida que crece la prevalencia y la popularidad de la modificación corporal, también están surgiendo rápidamente nuevas industrias y posibilidades tecnológicas. Navegar por estos nuevos horizontes presenta un nuevo conjunto de desafíos y cuestiones éticas para la próxima generación.

De la subcultura a la cultura pop

En la cultura estadounidense moderna, donde las modificaciones corporales han sido históricamente tabú, los tatuajes y las perforaciones a menudo surgen de contextos subculturales, inconformistas o marginados.

Amy Shinabarger, profesora de inglés de ASU que estudia la modificación corporal en el discurso público, se hizo su primer piercing a los 15 años. Se perforó la nariz en casa mientras sus padres estaban fuera durante el fin de semana.

“En ese momento no había ningún otro lugar donde pudiera hacerlo”, dijo Shinabarger. "No había lugares para perforar por todos lados".

Con su nuevo piercing llegaron los estigmas sociales que la seguirían por el resto de su vida. Cuando ingresó a la academia con múltiples piercings y tatuajes prominentes en 1997, a menudo experimentó lo que ella llamó la "mirada de abuela desdeñosa".

En opinión de Shinabarger, la modificación corporal está parcialmente estigmatizada porque a veces se pretende que sea muy visible o impactante. Pero eso no les da a otros el derecho de tratar a las personas con modificaciones de manera diferente, o de acosarlas, dijo.

"Hace de tu cuerpo de alguna manera un espacio público que la gente siente que tiene derecho al menos a mirar, pero también a veces a tocar".

Mark Walters es el propietario y fundador de Living Canvas, la tienda de tatuajes más antigua del centro de Tempe. La revista de La Prensa Estatal (The State Press Magazine) presentó fotos de Living Canvas en "Sensual Steel", por lo que fue apropiado que regresáramos para una sesión de seguimiento y una entrevista para ver cómo ha cambiado el mundo de las modificaciones corporales.

Walters dijo que cuando abrió la tienda en 1993, la cultura del tatuaje era el dominio de los rockeros punk, los ciclistas y los "de la izquierda".

“Definitivamente me permitió ver todas las partes del tatuaje que esta generación nunca verá”, dijo Walters.



Walters se incorporó a la industria del tatuaje a finales de los años 80 cuando dijo que los tatuajes "todavía estaban un poco mal vistos". Tenía mangas de tatuaje completas en los años 90 y dijo que cada vez que iba a un restaurante, lo sentaban fuera de la vista.

“Nunca conseguiría un buen asiento”, dijo Walters. “En todas partes la gente decía, 'uy, ese tipo es basura blanca' o lo que sea. Pero ahora no es así. Ahora todo el mundo tiene tatuajes ".

Walters dijo que este cambio se debió en parte a la presencia de músicos y atletas populares con tatuajes en los años 90. Las modificaciones corporales empezaron a ser más aceptables, pero todavía era "una clase de gente agresiva".

Hoy, sin embargo, Walters sostiene que la subcultura del tatuaje ya no existe; de hecho, ahora puede ser cierto lo contrario.

"Creo que menos personas tatuadas tienen la subcultura", dijo.

Shinabarger dijo que todavía existe un estigma en torno a la modificación corporal, pero se presenta de manera diferente. No puede evitar notar que sus estudiantes tienen un mayor interés en los piercings y los tatuajes y están más ansiosos por hacerse.

"Si yo tuviera su edad ahora, probablemente tendría muchos más piercings que los que tenía", dijo.

Viejas tradiciones y nuevas industrias

Si bien muchos creen que la prevalencia de tatuajes y perforaciones es un fenómeno moderno, varias culturas en todo el mundo han practicado ambos desde la antigüedad. A menudo de naturaleza espiritual o simbólica, muchos pueblos indígenas usan tatuajes tradicionales en la actualidad.

Para Michael Brogdon, un tatuador de Living Canvas, su pasión por el arte corporal comenzó en otro contexto: su tiempo en prisión.

"Los tatuajes que salen de la cárcel no siempre son las cosas que se ven aquí", dijo Brogdon. “Hay un significado detrás de esto. Hay un derramamiento de sangre detrás de esto".

Por estas razones, entre otras, la popularidad y aceptación de la modificación corporal a menudo se elimina falsamente de su tradición cultural. Tanto Walters como Brogdon dijeron que tuvieron que disuadir a los clientes de hacerse un tatuaje inadvertidamente relacionado con pandillas, política carcelaria o apropiación cultural.

"Es como, carajo, realmente no quiero tatuarte eso", dijo Brogdon. "¿Cómo te digo, 'oye, lo que quieres es política carcelaria?'"



Sin embargo, a medida que las modificaciones corporales se vuelven omnipresentes en la moda y la cultura popular, también lo ha hecho la prevalencia de los tatuajes y las perforaciones con fines puramente estéticos, en lo que Walters describe como una industria de rápido crecimiento "basada en la moda".

Por supuesto, la creciente popularidad de las modificaciones corporales no ha sido del todo mala: ha permitido a artistas como Walters y Brogdon trabajar con una gama más amplia de clientes y hacer crecer su negocio. Pero incluso en esta industria, el crecimiento tiene sus propios desafíos.

Según Walters, la industria del tatuaje se está descentralizando cada vez más, con muchos artistas en ciernes que abandonan el mundo de las tiendas de tatuajes de ladrillo y mortero de renombre por estudios privados.

"Este es el mayor problema en el mundo del tatuaje", dijo Walters. “La gente comienza un aprendizaje, comienza a aprender, dice '¡ah, puedo hacer esto!' Y luego se va. Pero no se esterilizan correctamente y hacen más daño y perjudica a la industria en su conjunto".

¿Su solución? Regulación.

Walters trabajó con la ciudad de Tempe en los años 90 para establecer normas de salud y seguridad para la integridad de los talleres de tatuajes. Sin embargo, dijo que apenas se han producido cambios en las regulaciones en Arizona desde 2004, cuando se publicó "Sensual Steel".

De hecho, Arizona tiene algunas de las leyes de tatuajes más relajadas del país. El estado no tiene una inspección obligatoria de las tiendas ni una licencia requerida para los artistas del tatuaje.

"Hay muchos tipos en esta industria que están enojados conmigo", dijo Walters. "Me refiero a ser el jefe del barco. Consigamos la licencia, se desharía de todos estos malditos idiotas ".

Brogdon está de acuerdo en que una mayor regulación resolvería muchos de los problemas emergentes en el mundo de la modificación corporal.

"Simplemente está arruinando una industria", dijo Brogdon. "... dejar que un montón de rascadores y piratas lo estropeen y diluyan y lo lleven en una dirección diferente".

Un futuro transhumanista?

A medida que el arte corporal tradicional y extremo gana aceptación social en Estados Unidos, están surgiendo nuevos horizontes de modificación, incluidas las tecnologías implantables. Si bien muchos de estos dispositivos pueden parecer fantasías de ciencia ficción, se están convirtiendo cada vez más en realidades convencionales.

El transhumanismo es un movimiento filosófico que aboga por el uso de tecnologías de mejora humana para anular intencionalmente nuestras limitaciones biológicas actuales.

Algunos, como Katina Michael, profesora del School for the Future of Innovation in Society de ASU que estudia la tecnología implantable emergente, piensan que las ideas transhumanistas son parte de una "trayectoria tecnológica" ilusoria que podría ser peligrosa.



Habitualmente, las modificaciones corporales tradicionales han servido principalmente a fines estéticos o sociales, mientras que las modificaciones transhumanistas suelen ser funcionales, enriquecedoras y amplificadoras.

Michael cree que los implantables se están normalizando socialmente cada vez más según los datos de su propia encuesta. En su opinión, esto podría estar relacionado con la creciente popularidad de las modificaciones corporales tradicionales.

"Lo que era un anatema en la década de 2000 puede que ahora no solo sea un discurso común, sino plausible", dijo Michael.

Con el advenimiento de las tecnologías implantables, comienzan a surgir nuevos "dilemas socio-éticos", dijo Michael. Gran parte de su trabajo público reflexiona sobre la línea entre la corrección médica y la mejora del rendimiento, una línea que, bajo la influencia de las grandes empresas de tecnología, puede volverse borrosa si "todo lo biomédico puede eventualmente (también) tener una capacidad de mejora", dijo.

"Va a ser muy difícil determinar quién tiene qué para qué", dijo Michael. “Por eso debemos tener cuidado, especialmente con la legislación”.

Muchos estados ya han implementado “leyes anti-chip”, que evitan que los empleadores coloquen microchips coercitivamente en sus empleados. Mientras tanto, los pioneros de la tecnología a menudo se ofrecen como voluntarios individualmente para implantar dispositivos en sus cuerpos en un intento de mejorar sus propias vidas.

Las modificaciones tradicionales como los tatuajes y las perforaciones suelen tener un respaldo legal y ético en nuestra sociedad, que generalmente valora la autonomía corporal y la privacidad. Las modificaciones modernas también podrían estar protegidas por derechos de privacidad, pero escépticos como Michael se preguntan qué tan autónomos pueden ser los dispositivos implantables cuando se conectan a redes globales en línea y se vinculan a compañías tecnológicas masivas como Google o Apple.

“Estamos en este punto donde esta capacidad que existe ahora está comenzando a crear paranoia en las personas”, dijo Michael.

Michael dijo que muchos desarrolladores se oponen firmemente a la regulación de las biotecnologías implantables, argumentando que podría ser preventiva o estar mal informada. Si bien sigue dudando en torno a la legislación, cree, al igual que Walters y Brogdon, que la industria de la modificación necesita cierta regulación para garantizar la seguridad y los resultados positivos.

"Mi opinión es que nos estamos moviendo demasiado rápido", dijo. "No hemos pensado en las implicaciones a largo plazo". 


Comuníquense con la periodista a ammoulto@asu.edu o sigan a @lexmoul en Twitter. 

Denle Like a State Press Magazine en Facebook y sigan a @statepressmag en Twitter.

Continúen apoyando el periodismo estudiantil independiente y consideren donar a La Prensa (The State Press) hoy.


Get the best of State Press delivered straight to your inbox.

×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.