Skip to Content, Navigation, or Footer.

Un proyecto de ley estatal busca permitir el porte oculto en el campus

ABOR, ASU Police y March For Our Lives ASU oponen a una propuesta que potencialmente traería armas al campus

concealedcarry prensa.png

El proyecto de ley 1123 del Senado legalizaría el transporte oculto en los campus universitarios.


Un proyecto de ley que permite a las personas con permisos de portación oculta tener armas en los campus universitarios, colegios y de colegios comunitarios está avanzando en la Arizona State Legislature.

El 20 de enero, el Arizona Senate Judiciary Committee aprobó el Senate Bill 1123, que prohibiría a las universidades, colegios y colegios comunitarios de aplicar políticas que restringen que las personas traigan armas al campus. El proyecto de ley pasó 4-3 con uno sin votar.

ASU policy establece que los oficiales de policía certificados son las únicas personas a las que se les permite portar armas en el campus. Quienes vengan al campus deben guardar las armas dentro de un automóvil o motocicleta y no puede ser visible.

Las personas mayores de 21 años pueden solicitar un permiso de armas ocultas si completan un programa de capacitación en seguridad de armas de fuego y tienen las calificaciones adecuadas. Este permiso les permite portar un arma y mantenerla oculta de los observadores circundantes.

La senadora estatal Wendy Rogers, republicana de Flagstaff, patrocinó el proyecto de ley y dijo que legalizar el transporte oculto en el campus haría que las universidades fueran más seguras.

“Creo que las armas salvan vidas”, dijo Rogers durante la reunión del comité del Senado el 20 de enero. “Si un estudiante universitario tiene un permiso para portar armas ocultas, él o ella debería poder llevarlas en el campus y así hacer que el campus sea más seguro”.

Un proyecto de ley que habría legalizado el porte de armas ocultas en los campus universitarios y de colegios comunitarios llegó al escritorio del gobernador en 2011. Sin embargo, la exgobernadora Jan Brewer vetó el proyecto de ley porque la redacción era confusa.

ASU Young Americans for Liberty comenzó a mostrar su apoyo para permitir que los estudiantes porten armas en el campus en una petición publicada el semestre pasado. “El derecho fundamental a la autodefensa no debe ser usurpado por administradores universitarios partidistas, especialmente cuando no son ellos los que generalmente se ven afectados por el crimen en el campus”, dice la petición.

Alyssa Kihoi, vicepresidenta de ASU Young Americans for Liberty y estudiante de último año de criminología y justicia penal, dijo que no cree que los entornos universitarios cambien si las personas portan armas de fuego con un permiso de portación oculta, y aquellos que están preocupados por las armas en el campus “ necesitan tener confianza y fe en su prójimo”.

“No puedo enfatizar lo suficiente que los portadores de armas ocultas están capacitados y tienen verificaciones de antecedentes”, dijo Kihoi. “La gente que posee armas no anda por ahí manejando mal (su) arma de fuego”.

The Arizona Board of Regents, junto con los presidentes de las universidades, se oponen a la legislación, dijo Page Gonzales, vicepresidenta de asuntos gubernamentales y relaciones comunitarias de ABOR.

“La misión de la educación mas alta es promover el descubrimiento, la aplicación y la difusión de nuevos conocimientos”, dijo Gonzales durante su testimonio. “Permitir armas en nuestros campus restaría valor a esa misión”.

El jefe de policía de ASU, Michael Thompson, les dijo a los miembros del Senate Judiciary Committee que ha visto a estudiantes universitarios "tomar decisiones muy malas a diario". Partiendo de este contexto, dijo que las armas en el campus podrían tener consecuencias violentas, especialmente porque el proyecto de ley no excluye las armas ocultas en los dormitorios.

“Agregando armas a un ambiente ya de alto riesgo de alcohol, drogas, reacción exagerada, falta de experiencia y inmadurez es una combinación muy peligrosa”, dijo Thompson durante su testimonio.

March for Our Lives ASU emitió un comunicado de prensa el jueves expresando su oposición al proyecto de ley y cómo "la investigación ha demostrado que la presencia de más armas no conduce a una experiencia universitaria más segura". Los miembros de la organización están en proceso de llamar a los representantes estatales para pedirles que se opongan al proyecto de ley.

Jacob Sumner, el presidente de March For Our Lives ASU, dijo que le preocupaba cómo la presencia de armas podría aumentar el conflicto en el campus.

“Pude ver situaciones en las que grupos realizan protestas en el campus y se enfrentan a personas con armas de fuego”, dijo Sumner, estudiante de último año de administración pública, informática y ciencias políticas. “Me preocupa que se intensifiquen las peleas en el campus, que aumenten las discusiones, cosas así”.

Kihoi dijo que cree que la forma en que una persona ejerce sus derechos constitucionales no debe verse limitada por el entorno en el que se encuentra.

“Creo que tu derecho debería seguirte en cualquier lugar dentro de este país y dentro del estado de Arizona”, dijo Kihoi.


Comuníquense con el periodista a awaiss@asu.edu y sigan a @WaissAlexis en Twitter. 

Denle Like a The State Press en Facebook y sigan a @statepress en Twitter.


Alexis WaissPolitics Reporter

Alexis Waiss is a reporter for the politics desk. She joined the State Press in Fall 2021 and has covered state legislature, Arizona politicians, university policy, student government, the city of Tempe and stories highlighting social justice.


Continue supporting student journalism and donate to The State Press today.

Subscribe to Pressing Matters



×

Notice

This website uses cookies to make your expierence better and easier. By using this website you consent to our use of cookies. For more information, please see our Cookie Policy.